Antes esta industria estaba en número rojos. En 2009 el país llegó a importar 61 millones de dólares en zapatos y para el 2008 esta cifra se multiplicó 133 millones. Desde entonces, el Gobierno aplicó una medida arancelaria para frenar las importaciones y favorecer las empresas nacionales.

La importación de calzado se redujo en un 55 por ciento. El coordinador del Observatorio de Pequeñas y Medianas Industrias de la Universidad Andina Simón Bolívar, Wilson Araque, resaltó que el sector cuero y calzado fue uno de los de mayor crecimiento dentro de las pequeñas y medianas empresas.
Entre los proyectos gubernamentales que más destacan fueron: el Desarrollo de redes asociativas de micro y pequeños empresarios de calzado en Tungurahua y el fortalecimiento de la Red Asociativa Empresarial de la Cadena del Cuero de las provincias del Tungurahua y Cotopaxi.
Las dos medidas apuntan a contribuir con procesos innovadores en la producción del calzado, además de intercambiar experiencias de medianas a pequeñas empresas para fortalecer todo el sistema productivo. AD/ El Ciudadano.