Los fabricantes peruanos de calzado rubro deberán considerar las nuevas tendencias para el uso de materiales, patrones y diseños que vayan acorde con las preferencias y necesidades del mercado de Estados Unidos ofreciendo productos de calidad para los consumidores más pequeños, y buscando de este modo posicionar el calzado peruano en el sector, señaló la Ocex del Perú en Miami (Estados Unidos).

Según la agencia Euromonitor, la industria del calzado en Estados Unidos alcanzó el valor de US$ 76,100 millones en el año 2015, un 7% superior al año anterior, teniendo que el segmento de calzado para niños representa el 20% del total de este mercado, por lo que se configura como el segundo segmento más grande luego del calzado para mujer.

Estados Unidos es, después de China, el segundo mercado a nivel internacional en consumo de calzado, con más de 2.4 millones de pares de zapatos adquiridos en el 2015, según datos de Statista.

También es el principal país importador de calzado, habiendo comprado al exterior la cifra de US$ 28,700 millones en el 2015, y que supone el 22% de las importaciones mundiales.

Adicionalmente, la Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos (USITC), indica que casi toda la demanda doméstica de calzado se cubrió con producto importado, teniendo que solamente el 1.5% del mercado corresponde a zapatos fabricados en el país, los cuales se concentran principalmente en los nichos de zapatos de goma/tela, zapatos para el trabajo para hombres, y calzado de plástico/protector.

 

Más importaciones

La recuperación económica del país ha generado un crecimiento de las importaciones en esta industria. Si bien Estados Unidos lleva más de una década subcontratando la producción de calzado en terceros países, especialmente en países asiáticos por los bajos costos, mantiene por lo general bajo su control el diseño, marca y distribución de estos productos.

No obstante, se presenta una oportunidad para los exportadores peruanos, pues los fabricantes del sector en Estados Unidos dependen cada vez más del producto extranjero para sus operaciones en el país, y cada vez se encuentran más segmentos de consumidores que valoran más la calidad y los materiales empleados por encima del precio.

Dentro del segmento infantil, en Estados Unidos nacen cerca de cuatro millones de niños cada año, estimando que para finales del 2016 el país contará con un total de 73.7 millones de habitantes menores de 18 años, de los cuales 48.7 millones tienen menos de 12 años de edad, según estadísticas de CDC y del Censo Oficial.

Entre los ejes impulsores del crecimiento del sector de calzado infantil destaca el frecuente reemplazo de zapatos por parte de la demanda, sumado a otros factores que determinan el producto que adquiere el consumidor final.

Así, dado que son los padres los que tienen el poder de decisión de compra para el segmento de los niños más pequeños, se buscará en este caso un producto que ofrezca durabilidad y seguridad para el pie del niño, y que además sea asequible económicamente.

Hay que tener en cuenta que se necesitan nuevos zapatos cada tres o cuatro meses a esas edades, por lo que el ciclo de vida es limitado, indicó la Ocex del Perú en Miami.

Los niños de mayor edad influyen más en la compra de sus zapatos, por lo que son relevantes los productos con licencia de personajes de televisión, héroes de comic, cantantes y actores famosos con gran popularidad entre este público objetivo.

Marcas

Son varias las marcas de calzado infantil en el mercado de Estados Unidos, destacando Pediped, Stride Rite, o Umi entre los más pequeños, y teniendo como más populares para los niños más grandes y preadolescentes marcas como Nike, Crocs, New Balance o Adidas, lo que da una idea de la importancia que ha adquirido el calzado atlético en este segmento.

En cuanto a la distribución, estos productos se adquieren tanto en grandes cadenas como Walmart, Nordstrom o Macy´s, así como en tiendas especializadas como Payless,DSW, Children´s Place, o Stride Rite.

La presencia de canales de venta online es cada vez más común también para estos productos, en concreto la agencia NPD indica que se adquirieron una media de 2.4 pares de zapatos infantiles por consumidor en el canal online, con el mayor porcentaje de ventas (más de un tercio del total) correspondiendo a clientes del sureste de Estados Unidos.

Tendencias

Por su parte, las principales tendencias para las próximas temporadas muestran una preferencia por calzados para el exterior como botas y botines (¨desert boots¨ y ¨Chelsea boots¨), zapatos sin cordones tipo alpargatas (canvas slip-ons), además de mocasines y sandalias con decoraciones inspiradas en la naturaleza.

Otros diseños vendrán con huellas animales, camuflaje, bordados, y adornos de cuentas y flecos. Las marcas de calzado infantil también se concentran en elementos funcionales como zapatos sin cordones, con doble cierre de velcro, y de talle alto, pero con motivos nada básicos como el uso del denim, suelas con luces y decorados retro, para este segmento de consumidores que demanda productos con personalidad.