Giuseppe Caprara, responsable de innovación del Instituto de Biomecánica de Valencia, reveló que “La geometría de los pies es muy variada, de modo que es difícil garantizar un ajuste adecuado para todo el mundo mediante hormas estándar”

Debido a ello, una investigación financiada por la Unión Europea ha desarrollado un nuevo método para fabricar zapatos personalizados que podrían mejorar la salud de los pies de los consumidores, recientemente el Instituto de Biomecánica de valencia ha investigado el uso del nitinol en la elaboración de zapatos, creando de esta manera nuevas oportunidades para la industria europea del calzado.

Este nuevo método llamado tecnología Shop Instant Shoe, combina un nuevo material cuyas propiedades se ajustan a múltiples formas, el cual se aplica en diversos campos como el biomédico, el aeroespacial  y en la construcción de los zapatos hi- tech.

La idea de crear un zapato que utilice un nuevo material plástico destinado a la industria del calzado, partió de que una de cada cinco mujeres sufre afecciones podológicas, causadas en gran medida por el uso continuado de calzado poco adecuado.

De esta forma, se construyó un calzado con este material inteligente que puede ser modificado directamente en el punto de venta con una máquina especial, para asumir y “recordar” la forma del pie del usuario, y adaptarse así a todas sus peculiaridades, incluyendo pequeñas y molestas patologías, y aportar un mayor confort al consumidor. Lo novedoso de este sistema es que puede recuperar su forma original y adaptarse a nuevas formas si el cliente lo requiere.